Los 5 factores más importantes para un seguro y predecible manejo de tejidos blandos e injerto.

Aquí se resumen los 5 factores más importantes a tener en cuenta cuando vayamos a realizar una cirugía mucogingival o debamos realizar un manejo específico del tejido blando durante nuestra cirugía de implantes y regeneración.

Hay que recordar toda esta información forma parte del Curso de Manejo de tejidos blandos e injertos que está disponible en Dental Surgery Channel®.

1-. Conocimiento de la Anatomía:

El conocimiento de a anatomía tanto de la zona donante como la receptora deberá ser clara con el objetivo de evitar lesionar zonas y estructuras de gran importancia durante su adquisición así como su incorporación del injerto dado que importantes arterias como la gran arteria palatina y nervios con trayectoria superficial como son la salida del N. Mentoniano serán considerados de alto riesgo a la hora de manipular los tejidos.

2-. Irrigación sanguínea o vascularización para la correcta nutrición de los tejidos:

Al adquirir un injerto de paladar, tuberosidad, etc…estamos considerando que la zona deberá regenerar de manera óptima y sin complicaciones a pesar de la exposición de zonas inferiores al epitelio por segunda intención. Es por eso que debemos aprender la trayectoria de irrigación para saber la capacidad de regeneración que tendrá el tejido en su proceso de cicatrización y curación.

Desde el punto de vista de la zona receptora, cuando el injerto es asentado en su preparación para ser recibido, deberemos tener un conocimiento claro de la irrigación sanguínea que nuestro injerto recibirá para su supervivencia así como la de los tejidos previamente manipulados.

3-. Grosor del injerto y de los tejidos que lo sostienen:

El tejido blando tiene diferentes grosores en función de la zona de adquisición así como también los tejidos que recubrirán nuestro ya mencionado injerto. Del mismo modo no solo la ubicación es importante sino también por cuestiones fenotípicas, diferentes individuos tendrán diferentes biótipos que previamente debemos analizar para determinar la técnica a utilizar, el compromiso vascular a nuestras incisiones, profundidad de las mismas, etc…

Biotipos finos sometidos a excesiva tensión tenderán a isquemizarse y así necrosar con lo que el conocimiento de esta cualidad diferente en función de las zonas y de individuos será clave para el pronóstico a corto y medio plazo de nuestra cirugía, el momento más crítico.

Hacer uso de instrumental específico como es el microquirúrgico es esencial ya que estamos manipulando tejidos finos proporcionales al instrumento que los maneja.

Del mismo modo el uso de magnificación será fundamental para un control de la visión más real.

4-. Manejo del tiempo:

Largos tiempos quirúrgicos conllevan mayor índice de complicaciones derivadas de inflamación e infección con lo que debemos obtener un aprendizaje gradual al establecer una nueva técnica con el objetivo de no tardar mucho en nuestros procedimientos para evitar esta complicación.

Hay que tomarse el tiempo necesario para un correcto manejo y desarrollo en nuestra cirugía pero siempre teniendo en cuenta que a mayor tiempo de exposición al medio oral, mayor índice de potenciales complicaciones.

5-. Hidratación de los tejidos:

Nuestro organismo está formado mayormente por agua, y eso es lo que necesitan las células y los tejidos, hidratación continuada durante su manejo. No solo porque esto evita la laceración de los mismos con nuestros instrumentos pero también porque la hidratación contiene el proceso de muerte celular y necrosis.

Con lo que durante nuestras cirugías mucogingivales es importante mantener una constante irrigación con suero salino estéril para evitar este proceso de degradación y muerte celular.

Deja un comentario

GRATIS

GuÍA DE TRUCOS Y TIPS QUIRÚRGICOS

Suscríbete a nuestra newsletter y consigue gratis tu guía rápida de trucos y tips quirúrgicos que te ayudará a ser más predecible y evitar complicaciones